ZONA DE ALUMNOS

LA MIRADA SOLAR

Una mancha solar estuvo “mirando” nuestro planeta durante los últimos días de Octubre y principios de Noviembre.
Las llamadas manchas solares son vórtices, canales por los que fluye  información sobre temperatura, gases, vapor de agua… Sin embargo también existe entre los científicos cuánticos la teoría de que otro tipo de información, de carácter menos físico y algo más sensorial penetra a través de ellas hacia el centro del propio Sol hasta su misma esencia.

El Sol y su luz rigen la vida en nuestro planeta. La energía e información que de él nos llega marca el baile que compartimos todos los seres vivos en el Gran Círculo.
En estos días su mirada de pura conciencia ha calado en las nuestras.
Su energía de claridad absoluta y canal directo hacia la Fuente que nos ha estado observando durante estos días nos pone en disposición de hacer lo mismo y fortalecer la conexión con nuestra propia esencia. Esencia y oscuridad, todo en nosotros se ha iluminado.
La frecuencia solar, la información que en su energía viaja, nos pide que seamos sinceros con nosotros mismos y no huyamos de observar lo que nos muestra, a nosotros mismos, luces y sombras, esencia y máscara, todo sobre el tapete para ser aceptado…
Si, la mirada solar es penetrante..
Bajo su luz no hay mucho lugar donde huir de nuestra imagen completa. Sin embargo el Ser Humano dormita en un sueño profundo evitando entrar en contacto con su esencia, con su sensiblidad, con las oscuridades de su ensueño. Niega todo ello y prefiere enfermar y autoengañarse y gastar toda su energía en camuflar su Ser ante si mismo y ante los demás.
La mirada solar en estos últimos días, que ha subido exponencialmente la frecuencia vibracional del planeta nos exige observar nuestra realidad y aceptar nuestra luz y nuestra sombra como un todo, el todo que somos, rendirnos, soltar patrones caducos que utilizamos para nuestra huida imposible y enfrentar nuestra realidad interna y por ende externa.
El astro Rey propone y nuestra Madre Tierra dispone, hay una nueva manera de moverse en el planeta, una manera que nos exige sentir las heridas de nuestros corazones, sincerarnos con ellos que expresan los deseos de nuestro Ser más puro e iniciar un proceso de valentía y perdón para sanarlas, no hay un lugar al que llegar visible aún, no desde la herida. El propio proceso de sanación va dibujando en el camino ese lugar que poco a poco y sin que la mente pueda mediar demasiado en ello, va perfilándose como nuestra esencia.
Los cambios han sido drásticos pero nos aguardan cambios aún más drásticos. Nuestro libre albedrío está para decidir, utilizar nuestra valentía para cruzar el umbral que se nos propone o bucear más deprisa, más profundo en las tinieblas del sueño.
El Sol nos ha mirado.

 

© Mariví Simona (www.entrespecies.com)
El derecho de autor se basa en la idea de un derecho personal del autor, fundado en una forma de identidad entre el autor y su creación. El derecho moral está constituido como emanación de la persona del autor: reconoce que la obra es expresión de la persona del autor y así se le protege.

Deja tu comentario