ZONA DE ALUMNOS

ESTA CRISIS ES BIOLÓGICA…

Estamos viviendo momentos de cambio profundo a todos los niveles. No se trata solo de un cambio de profesión, ni un cambio de estilo de vida, ni de gustos, tendencias o modas. Es algo más profundo, que afecta a toda nuestra especie viva donde viva, y que se manifiesta a todos los niveles.

Llevo tiempo observándo este fenómeno desde el punto de vista humano, pero también a través delos ojos de los animales con los que comunico y creo que puedo decir alto y claro que se trata de un cambio de paradigma motivado por un profundo cambio en nuestra capacidad de percepción. No es una moda, no es pasajero, no tiene vuelta a atrás y no tiene precedentes que guíen nuestros pasos.

Esta transformación se manifiesta a nivel físico, biológico, mental,emocional y espiritual… si me dejo algún aspecto de nuestra existencia seguro que también se ve afectado por este cambio, pues se trata de un cambio cualitativo, holístico y global.

La capacidad de comunicar telepáticamente con otros seres vivos es una de las capacidades que aparecen con esta nueva forma percepción que se abre paso en nosotros.

Día a día durante más de una década he observado cómo nos vamos abriendo a ella y los cambios que implica en nuestra cotidianidad, en nuestra manera de relacionarnos con otras especies y hasta entre nosotros. Observo como cada día más y más gente se siente atraída por la Naturaleza, por los animales, por los árboles y plantas, empatizando con ellos, estableciendo vínculos a niveles que anteriormente resultaban increíbles; veo a mi sobrino con autismo cómo, mientras lucha por conseguir hablar, se logra comunicar por esta vía (telepática) con su madre, cómo sus gatos le ayudan a realizar las conexiones necesarias para aprender a hablar y decir sus primeras frases…

Cuando nuestra sensibilidad y empatía para con seres de otras especies crece, nos permite descubrir  nuestro alrededor más vida de la que hasta ahora habíamos sido capaces de percibir.  Así como nuestra relación con nuestra propia naturaleza, nuestro cuerpo y nuestra espiritualidad está cambiando también.

Me siento afortunada por esta primera fila de cambio en la que me veo situada gracias a la posibilidad de comunicar por telepatía con otros seres vivos.

Suelo  decir que hablar con casi más animales que humanos al día me ayuda a mantener la cordura en estos momentos convulsos.

A través de ellos tengo una visión más amplia y rica, pero también un referente que en nuestra propia especie aún no podemos encontrar sobre cómo fluir con las nuevas maneras de percibir y desde donde crear manifestando ese nuevo paradigma en ciernes. Ellos nos muestran el mundo que nos espera «al otro lado» de los sistemas que ya se van manifestando obsoletos y en los que ya, el ser humano que florece, no encuentra cabida.

Cada día más nuestra cotidianidad se ve afectada por esta nueva manera de percibir y su fricción con las viejas maneras. Muchos vamos ya encontrándonos sin referencias ante un abismo que nos pide un salto de fé para poder comenzar una transformación sin garantías ni precedentes.

No son fáciles los cambios, nunca lo son. Llevan tiempo, necesitan espacio y, para fluir con ellos se hace siempre imprescindible soltar lo conocido y crecer en lo nuevo. Por eso  disfruto cuando veo las manifestaciones del nuevo paradigma apareciendo en cada rincón de nuestra existencia.

Pero como digo, somos muchos, cada día somos más, y poco a poco llegaremos a ser todos. No hay vuelta a atrás posible pues nuestra biología no es tampoco ajena a esta transformación y para muchos en esta elección se ve implicada su salud. Mantener los viejos patrones de percepción y pensamiento cada día crea nuevos achaques físicos, dolores fantasma que la medicina tradicional no comprende, desarrollo de enfermedades para las que no se encuentra solución en la materia médica aceptada hasta ahora…

Por eso siento interesante compartir entrevistas como esta, realizada por Inma Sanchís para la Vanguardia hace ya más de un año, inspiradora y esclarecedora para quienes se ven necesitados de referentes humanos en este proceso de transformación individual y grupal en el que estamos sumergidos.

Un nuevo paradigma abriéndose paso en nuestra manera de entender el mundo. 

elisabeth

 

Elisabet Sahtouris, bióloga de la evolución y futurista

«Tengo 75 años. Nací en Nueva York y vivo en Mallorca. Divorciada, tengo 2 hijos y 3 nietos. Políticamente estamos en un momento para crecer. No veo diferencia entre la ciencia y la espiritualidad. Creo en un universo vivo. Tengo varios libros y una teoría sobre la evolución»

 

¿Futurista?
Estudio el pasado para saber a dónde nos dirigimos.

¿Y qué ha descubierto?
Un ciclo de madurez en la evolución. La teoría de Darwin se basa en la competición y la de Kropotkin en la cooperación. Si juntas las dos tienes una teoría completa.

¿Y en qué consiste?
Ya las primeras formas de vida tuvieron que pasar de una etapa juvenil a una de madurez para sobrevivir. En la etapa juvenil todas las especies son competitivas y creativas, luego pasan a la madurez, etapa en la que se dan cuenta que cooperar es más eficiente a nivel energético.

Todo comenzó con las bacterias.
Sí, la mitad de la evolución sucedió cuando sólo había bacterias en la tierra. Su fase juvenil ocasionó muchísimos problemas globales. Se comieron todos los azúcares y los ácidos libres que había en el planeta provocando una hambruna mundial, pero con esta crisis se volvieron creativas.

¿Y qué crearon?
Comida a partir del sol, del agua y de los minerales; es decir, inventaron la fotosíntesis. Y tuvieron tanto éxito que ocasionaron polución global, porque al hacer la fotosíntesis desprendían un gas residual, el oxígeno.

¿Y eso era contaminar el planeta?
Sí, porque el oxígeno es un gas letal para las moléculas, esa es la razón por la que todo el mundo toma antioxidantes, je, je. Al principio la tierra y el océano absorbieron el oxígeno. El resto se fue a la atmósfera, compuesta de un 21% de oxígeno.

¿Finalmente todo se equilibró?
Sí, con un 1 o 2% más de oxígeno en nuestra atmósfera todo se quemaría; y con un 1 o 2% menos no podríamos respirar.

¿Cómo se consiguió ese equilibrio?
El oxígeno estaba matando a muchas bacterias, así que unas se fueron hacia dentro de la tierra para escapar y otras desarrollaron una especie de escudo solar y comenzaron a utilizar el oxígeno para aplastar la comida (moléculas) y poder absorberlas, aprendieron a respirar. Estas eran las que tenían más energía, las más desarrolladas tecnológicamente; inventaron el motor eléctrico.

¿..?
Nosotros nos parecemos más a las bacterias que a cualquier cosa que haya habido entre ellas y nosotros. Ninguna otra especie natural ha causado tantos problemas globales como ellas y nosotros.

Nos pueblan.
Sí, estamos hechos de ellas. [bctt tweet=»Tenemos diez veces más bacterias en nuestro cuerpo que células» username=»Entrespecies»]. Un científico dijo que tal vez nosotros seamos como grandes taxis que las bacterias inventaron para que las llevemos a través del tiempo de una manera segura.

No se olvide de contarme lo del motor eléctrico.
Las bacterias, que están hechas de 40 tipos diferentes de moléculas, tienen todas las partes de un motor, muy parecido a un motor humano pero mucho más eficiente. Lo usan para desplazarse de manera rápida. ¿Sabe lo que es el esperma?

Ahí llego.
Nadan con ese motor, ja, ja. La cuestión es que las bacterias mejor adaptadas, todavía en su fase juvenil, se hicieron imperialistas porque tenían que encontrar más comida, así que se metían dentro de otras bacterias, se comían sus moléculas y se reproducían dentro de ellas hasta extinguirlas.

Luego maduraron y dejaron de machacarse.
Sí, primero evolucionaron a raíz de esa gran crisis que produjeron la hambruna y la polución; y con el tiempo los tres tipos de bacterias empezaron a cooperar. Si descarga el limo de la pica que se forma por la humedad y lo observa por el microscopio verá algo parecido a Nueva York.

¡…!
Sí, sí, muchos edificios y estructuras, es sorprendente. Estas ciudades se convirtieron en un nuevo tipo de célula. Y las diferentes bacterias empezaron a tener una división del trabajo: unas producían la comida a través del sol, otras empujaban con sus motores a las que producían la comida…

Las ciudades nacieron de la cooperación entre las bacterias.
Sí, y de nuevo estas grandes células (las ciudades) estaban en fase juvenil. Durante miles de millones de años compitieron, hasta que aprendieron que es más rentable alimentar a tu enemigo que pelear contra él, evolucionaron en criaturas multicelulares y llegaron a una etapa madura de nuevo.

Y esas ciudades están en nosotros.
Y la historia continúa: durante 100.000 años los humanos vivimos de manera tribal, llegamos a ser cooperativos en los sistemas locales y crecimos, formamos ciudades y llegamos a los imperios que, en su fase juvenil, compitieron. Los primeros fueron imperios nacionales, ahora son los imperios de las corporaciones. Así que pienso que esta crisis nos llevará a la cooperación.

Nuestro cuerpo es como un planeta…
Un sistema muy evolucionado y un buen modelo económico. Tenemos cien trillones de células en el cuerpo y cada una de ellas es tan compleja como una ciudad humana. Cada una tiene unos 1.000 bancos (que regulan la economía global y dan a cada célula lo que necesita) y 30.000 centros de reciclaje.

¿Cuál es el futuro de la humanidad?
Esta crisis es biológica, y debemos elegir entre la extinción o la cooperación.

12 Comentarios

  1. Virtu 28 noviembre, 2016 at 1:17 pm - Reply

    Al leer el nombre de Elizabeth Sahtouris me he acordado de que esta bióloga aparece en un buenísimo documental que he visto hace poco. Se llama «Thrive. ¿Cuánto le costará al planeta?». Está doblado al español en YouTube, aunque también está en versión original en inglés. Tiene algunos puntos en común con la entrevista que le hicieron a Sahtouris y que has compartido Mariví, por ejemplo lo de extinción vs. cooperación. Sahtouris en el documental pone el ej. de una oruga.
    Aquí podéis verlo en español: https:/youtu.be/8sYkAi04ojc
    Dura 2h, pero merece la pena totalmente. Está muy bien documentado y toca todos los temas más fundamentales que preocupan al ser humano. Se habla de energía toroidal, de energía libre, de crisis, de corporaciones, de los grandes banqueros líderes mundiales, de medio ambiente, de alimentación, de salud, de educación… Es muy completo y está bien explicado. Lo recomiendo 100%.
    Un saludo

    • alfonso.gauden 16 diciembre, 2016 at 12:53 pm - Reply

      Acabo de descargar el documental, para verlo a ratos y sacar conclusiones.
      Muy interesante lo visto hasta ahora.
      Gracias

  2. Mariví Simona 28 noviembre, 2016 at 1:34 pm - Reply

    Si que merece la pena, gracias por compartirlo aqui.
    Sin embargo al comparar y buscar relaciones entre lo ya conocido a veces perdemos algunos matices. Thrive es uno de los documentales maravillosos que nos ayudan a entender que un cambio profundo está teniendo lugar, pero también es volver a la versión antropocéntrica del tema.
    Yo con este post y con este blog intento insistir en ir un poco más allá y proponer una visión que no tenga al hombre como centro sino como uno más, imprescindible, como todos los demás, en este gran Círculo de vida del que formamos parte.
    No recuerdo la intervención de Elisabet en Thrive pero por lo que comentas también para ir por la misma vía, como en esta entrevista, colaborar, unirse a lo que nos rodea como uno más 😉

  3. Montse 29 noviembre, 2016 at 5:05 pm - Reply

    Gracias Mariví! saltemos junt@s a ese abismo del amor y la cooperación <3

  4. Cristina 29 noviembre, 2016 at 6:18 pm - Reply

    No puedo evitar pensar que todos llegaremos, pero quien ya está ahí son mayoritariamente mujeres. Sé que es un comentario sexista, pero creo que un recuento me daría la razón. Y sí, somos muchas más de lo que parece porque muchas estamos encubiertas, llevamos nuestra vida cotidiana intentando, y logrando casi sin darnos cuenta, introducir en ella los cambios necesarios para proseguir con nuestra evolución personal, lo que conlleva frecuentemente también la evolución del entorno. Solo que hay muchos hombres que van a tener que despabilar deprisa xq si no no sabran jugar con las nuevas reglas del juego, y las consecuencias de eso nosotras ya lo sabemos, lo hemos vivido cuentos de años.

    • Mariví Simona 29 noviembre, 2016 at 8:08 pm - Reply

      Confía en la energía Cristina, como comento en el post, este es un cambio biológico, no mental… disfrutemos del papel que nos toque jugar y hagamos historia! 😉

  5. Anna 29 noviembre, 2016 at 6:42 pm - Reply

    Me encanta el post y la entrevista! Y resuenan muy dentro ?

  6. Anna 29 noviembre, 2016 at 7:12 pm - Reply

    Justo acabo leer sobre cómo este año el invierno Ártico es 20 grados más caliente… Son muchas las teorías negativas en el mundo científico. Cierto es que estamos pasando por un gran cambio, pero sino dejamos nublarnos por el juicio, pues bienvenido sea el cambio 🙂 que por algo estará sucediéndonos.

    • Mariví Simona 29 noviembre, 2016 at 8:23 pm - Reply

      Si… y aunque todo está cambiando están el cambio de paradigma del que hablo y los cambios que son rebufo de lo que hasta ahora hemos estado creando y sosteniendo… y aún en muchos aspecto sostenemos, seamos realistas. Pero es que ese cambio de paradigma que está sucediendo poco a poco es precisamente la contestación de la Vida a todo ese otro cambio creado por los sistemas que se están quedando obsoletos, obsoletos precisamente por no saber apoyar el crecimiento constante de la vida.
      Por decirlo así están los cambios, como el cambio climático que comentas a nivel planetario, o los cambios en la alimentación o ritmos de vida, por ejemplo, en cuanto a lo individual… y luego está «el Salto», la transformación global de la que hablo en el post… Como digo, respuesta de la Vida proponiendo una profunda transformación ante una situación que parece sin salida. ¡Y es que la Vida es una ARTISTA con mayúsculas! puritita creatividad

  7. Olga 30 noviembre, 2016 at 12:28 am - Reply

    Hola!
    Me a encantado el artículo 😀 Gracias Mariví!. He leído los comentarios y me ha venido muy bien para enlazar con el vídeo que os cuelgo relacionado con el tema del post, es sobre el concepto de biodiversidad, en concreto en relación con la de Colombia, pero es muy interesante pues te das cuenta de que el ser humano, como especie, está conectada con todas las demás, la conciencia animal ,vegetal y mineral, lo que nos introduce de lleno en una nueva visión, la «biocéntrica» para dejar la antigua visión antropocéntrica. Espero os guste aquí lo dejo: https://www.youtube.com/watch?v=Rh4xXeKIME
    Un Saludo a tod@s!!

  8. andres 17 marzo, 2017 at 6:12 pm - Reply

    Claro, venimos de una concepción del mundo deísta en la tradición Judeocristiana de los últimos dos milenios. En el cambio de paradigma espiritual, se nos presenta el panteísmo como su base. En la cultura popular reciente aparecen temas como la película Avatar, donde se ve una conexión del hombre con el humano y la naturaleza. La tradición Judeocristiana tuvo su función, sobretodo en la fuerte implementación del espíritu en las consciencias, pero también se reprimió el principio femenino asociado con la naturaleza y con el conocimiento del alma (alma como nuestra casa interior).

Deja tu comentario

error: ¡¡Contenido protegido!!