ZONA DE ALUMNOS

TODO LO QUE ESTÁ VIVO SE COMUNICA

Es una pregunta recurrente por parte de quienes se interesan por la comunicación con animales y entre especies

¿Pueden todos los animales comunicarse a través de la telepatía?

En especial me preguntan mucho sobre la comunicación con insectos y con gatos, no sé porqué. Y a muchos se les ponen los ojos en blanco cuando les digo que no solo ellos sino que también las plantas e incluso las piedras se comunican.

Todo lo que está vivo se comunica. Todos somos energía y la energía siempre contiene información, todo puede por lo tanto tomar conciencia de sí mismo y a través del intercambio energético con todo lo que le rodea, comunicarse. Es así de sencillo.
Hay mucha más vida de lo que podamos en un principio pensar. Pero ahí está la puerta que la comunicación entre especies nos abre, o mejor dicho el portal, porque las puertas siguen surgiendo una tras otra según avanzas tu camino a través de esta comunicación universal entre todos los seres vivos.
[bctt tweet=”Todo lo que está vivo se comunica.” username=”Entrespecies”]
Todo es energía y la energía siempre contiene información. Todo puede tomar conciencia de sí mismo…
Y centrándonos de nuevo en la comunicación con los animales. Me llama la atención que tanta gente dude sobre la capacidad de los gatos a comunicarse por telepatía. Precisamente, por su increíble manejo de la energía, suele ser uno de los animales que con más facilidad se hace percibir telepáticamente, aunque también suele ser de los más malinterpretados. Y es que, a pesar de convivir con humanos desde tiempo inmemorial hay algo sobre el gato, que siempre nos hace pensar que no le conocemos, sus maneras nos resultan misteriosas y a menudo inquietantes, y esta percepción hace que muchos se vean incapaces de hablar con ellos o, cuando lo hacen, tergiversen sus mensajes.
Pero son los ruidos propios de nuestros canales de comunicación, nuestros sistemas de creencias y bloqueos emocionales, lo que dificulta la comunicación, no a la capacidad del animal para comunicarse. Si tengo recelo a los gatos o reniego de lo que arquetípicamente representan me resultará muy difícil recibir sus mensajes y es posible que llegue a pensar que el animal no se comunica, pero en realidad el problema es solo mio.
Lo mismo ocurre con los insectos, sumado al hecho de que por lo visto muchos humanos no los considera ni siquiera animales, pero lo son. Y no solo se comunican si no que tienen cosas muy interesantes que decir.
Una de las comunicaciones más reveladoras que he tenido nunca, que me ayudó y me sigue ayudando mucho en mi camino, fue con una hormiga voladora, cuando comunicaba con ella para intentar superar ese repelús que me hacían sentir al tenerlas volando a mi alrededor. Pero conseguí silenciar mis ruidos y entonces ella dió la vuelta a la situación y no solo me obsequió algunas de la lecciones que más me ayudan en mi caminar todabía hoy día, sino conseguir que ya nunca más sienta ese repelús cuando vuelvo a ver a sus compañeras volar… Ahora sé que están en uno de los momentos más importantes de su vida, buscando el lugar donde fundar un nuevo hormiguero donde fundar una nueva comunidad. Sé lo en serio que se lo toman y recuerdo sus palabras cuando le pregunté si había algo que pudiera hacer por ella…
“Solo déjame volar libre hoy para poder cumplir mañana mi misión para con los míos”
Otra de las razones de que no captemos un mensaje o lo desfiguremos es la incapacidad de concebir que nos estén hablando del tema concreto que nos están hablando. Así, si una hormiga comienza a hablarme de sus antepasados pero yo no la creo capáz de hacerlo no recibiré el mensaje o, lo que reciba, lo desvirtuaré, dándole una forma más fácil de aceptar por mi, por ejemplo, pensando que en vez de sus antepasados me habla de los míos.
Es por esto, y por mil aspectos más llenos de la sutileza de este lenguaje nacido del corazón, que resulta de vital importancia en la comunicación telepática, para nosotros, aún aprendices de esta herramienta infinita, ser humildes y estar siempre dispuestos dejar a un lado creencias y valores personales a la hora de la comunicación para escuchar en silencio al otro.
Solo así dejaremos el espacio suficiente para que el otro exprese quién y cómo es.

© Mariví Simona (www.entrespecies.com)

El derecho de autor se basa en la idea de un derecho personal del autor, fundado en una forma de identidad entre el autor y su creación. El derecho moral está constituido como emanación de la persona del autor: reconoce que la obra es expresión de la persona del autor y así se le protege.

3 Comentarios

  1. asi 2 octubre, 2011 at 6:14 pm - Reply

    Bellsimo! Que maravilloso y cuan inmportante es ser conscientes de la Vida, estar presentes y puros. El respeto, la humildad y el Amor, que nos conecta con el Todo, es la herramienta que me ayudan a ir pasito a pasito en el maravilloso mundo de la Comunicacion, en el cúal me iniciaste y seguro continuaré, pues encontrado en él mi camino, y estoy creciendo muchisimo gracias a todos los Maestros maravillosos que son tan generosos y se prestan con tantisimo Amor, a ayudarnos en estos momentos de tantos cambios. Gracias a ti también!

  2. Ele P 17 agosto, 2017 at 9:34 am - Reply

    Agradecida siempre contigo, por compartir para el que quiera escuchar ,la verdad de la vida. Un placer coincidir en esta vida.

    • Mariví Simona 17 agosto, 2017 at 11:04 am - Reply

      Un abrazo Ele. Muchas gracias por tus palabras. Me encanta que me dejeis vuestras opiniones y sentires por aquí. Me hacen sentir acompañada en este viaje 🙂

Deja tu comentario